lunes, 12 de febrero de 2018

CELEBRANDO EL DÍA DE LA JUVENTUD EN REPÚBLICA DOMINICANA



Aunque algunos misioneros ya hayamos pasado con creces la juventud y sólo podamos hablar de JUVENTUD ACUMULADA. 
Aunque la gente se mate en decir que la juventud se lleva, como la belleza, por dentro, quien es viejo es viejo y quien es feo es feo. 
No por ello podemos negar que haya personas con edad avanzada que tenga un entusiasmo maravilloso y personas con una belleza que supera los límites de la piel y de las formas. 
Todo este rollo viene a cuento de que una de las tareas que en estos días he desarrollado desde mi actividad misionera en Jimaní ha sido la de acompañar a los jóvenes en la celebración del Día Nacional de la Juventud. El día 31 de enero es el día destinado a esta conmemoración. 
Los jóvenes de Jimaní destinaron la mañana, de este día, a la elaboración de un mural con mensaje alusivo a la fecha en una de las tapias del Liceo de la localidad.
Primero hubo que preparar el paño y después elaborar el diseño. 
Fue una actividad divertida y llena de manchas y gotas. Todos acabamos pringados de pintura de diferentes colores. Lo importante era participar todos y, por supuesto, el mensaje “JÓVENES POR MÁS TRABAJO”. En el lenguaje de ellos “JÓVENES X + TRABAJO”.
Para la tarde y la noche se había organizado en la enramada del Centro Montalvo un Encuentro de todos los grupos juveniles de Jimaní para confraternizar y conocerse. Además, todos estaban invitados a participar en un concurso de karaoke y baile. La actividad tuvo el aliciente gastronómico de contar con unas riquísimas pizzas que se hacen en la localidad, que no tienen nada que desear a las firmas más acreditadas del gremio. 
La evaluación de las actividades por parte de los asistentes fue muy positivas y se han quedado invitados a volver a encontrase para estrechar lazos y hacer actividades sociales juntos.
Como se ve la vida del misionero tiene su parte festiva y lúdico, rodeada de jóvenes que se enfrentan a una realidad cruda, pero con esperanza y con una sonrisa en su corazón.
IMG_20180130_133616.jpgIMG_20180130_133642.jpgIMG_20180130_133718.jpgIMG_20180131_160817.jpgIMG-20180201-WA0002.jpgIMG-20180201-WA0007.jpgIMG-20180201-WA0010.jpgIMG-20180201-WA0012.jpgIMG-20180201-WA0017.jpgIMG-20180201-WA0018.jpg

lunes, 5 de febrero de 2018

CENTRO DE REFLEXION Y ACCION SOCIAL JUAN MONTALVO

Desde hace casi un año dos misioneros de OCASHA-CCS, estamos apoyando el trabajo que los Jesuitas hacen en República Dominicana con Migrantes y en defensa de los Derechos Humanos. Carlos García en Santiago de los Caballeros (CEFASA) y Juan Antonio López en Jimaní(Servicio Jesuita a Migrantes). En estas dos últimas semanas se ha producido la fusión de los centros jesuitas bajo una misma denominación CENTRO DE REFLEXIÓN Y ACCIÓN SOCIAL PADRE JUAN MONTALVO (CENTRO MONTALVO). Por eso nuestra crónica de hoy va a ser presentar que es y que se pretende.

El Centro de Reflexión y Acción Social Padre Juan Montalvo SJ (CENTRO MONTALVO),  es una obra social y educativa de la Compañía de Jesús, institución de la Iglesia Católica, que se dedica a implementar programas de acompañamiento y formación social, así como de investigación, comunicación e incidencia, orientados al cumplimiento de su misión.

El Centro Montalvo tiene como misión aportar a la construcción de una sociedad justa, intercultural y solidaria, desde las personas más empobrecidas y excluidas, promoviéndolas como sujetos dignos, dialogantes y críticos, con capacidad para articularse con otros actores sociales y asumir compromisos de transformación social.

Para impulsar su misión, el Centro Montalvo se propone los siguientes objetivos, desarrollados en consonancia con el plan apostólico y social de la Provincia Jesuita de las Antillas y de la Conferencia de Provinciales de América Latina (CPAL):

1. Contribuir al empoderamiento social, económico y político de poblaciones empobrecidas y excluidas, apoyando sus organizaciones de base y sus articulaciones en redes y movimientos sociales, procurando transformaciones que permitan que las personas tenga una vida digna.
2. Contribuir a la promoción, vigencia y ejercicio de los derechos humanos de toda la población sin distinción de personas, abogando por leyes y políticas públicas que garanticen la tutela real y efectiva de dichos derechos, y dándoles seguimiento al cumplimiento de las leyes nacionales, y de los convenios y tratados internacionales de derechos humanos suscritos por el país.
3. Promover la convivencia social y la cultura de paz de todos los ámbitos, niveles y territorios, trabajando con una perspectiva de interculturalidad y derechos humanos que reconoce la diversidad, la equidad, la libertad y la inclusión social como fundamentos de la convivencia pacífica y solidaria entre personas, grupos, comunidades y pueblos.
4. Promover el pensamiento crítico y la educación liberadora, y procurar cambios sostenibles en la comprensión y la dirección de las políticas públicas, con miras a generar transformaciones estructurales, institucionales y culturales, que posibiliten la construcción de una sociedad justa, equitativa, intercultural y solidaria.
5. Contribuir de forma sustantiva a la búsqueda de la justicia social en República Dominicana, a través de la reflexión  y de la acción social inspirada en la fe cristiana.

El Centro Montalvo cuenta con oficinas en:

Santo Domingo (Antes Centro Bonó)
Santiago (Antes CEFASA)
Dajabón (Antes Solidaridad Fronteriza)
Jimaní (Antes Servicio Jesuita a Migrantes)



 










domingo, 4 de febrero de 2018

DIA DE LA JUVENTUD

Saludos, querida familia.

Hoy 31 de enero, es el día de Don Bosco. En Rep. Dom. también se celebra aquí el día de la juventud. Los jóvenes dominicanos, así como los jóvenes en general, me dejan sin palabras: su esperanza, sus ganas de lucha, su dinamismo...

Para celebrar este día, pongo aquí una pequeña selección de frases de Don Bosco que oí aquí y han dejado huella en algunos jóvenes de aquí, o en mí personalmente:

No hay jóvenes malos; hay jóvenes que no saben que pueden ser buenos. Y alguien tiene que decírselo.

Respeto a todos, miedo a ninguno. 

De la sana educación de la juventud, depende la felicidad de las naciones.  

Proteged a los pobres, si queréis llegar a ser ricos. 

Me basta que sean jóvenes para amarlos.



miércoles, 20 de diciembre de 2017

NAVIDAD FUERA DE CASA

Saludos, Familia. Ésta será la primera navidad fuera de casa.

Sinceramente, a falta de llegar la nochebuena, pensaba que la iba a vivir con muchísimo más desánimo. Que la nostalgia pesaría demasiado. Y aunque la soledad es un sentimiento que todo misionero enfrenta de una u otra manera (os prometo que hablaré de ello en otra entrada) no está siendo así este diciembre.

Es tal y como dijo Jesús: Y todos los que por causa mía hayan dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o terrenos, recibirán cien veces más, y también recibirán la vida eterna. (Mateo 19: 29) Lo he "dejado todo", pero no he perdido el amor y el cariño de mi gente. Aún desde la distancia sé que me quieren y que rezan por mí y por la misión que estoy llevando a cabo. Y además he conocido gente maravillosa que me ha abierto las puertas de su casa y un huequito en sus vidas.

Estoy seguro de que la nochebuena y la navidad serán muy diferentes... Pero lo vivo de igual manera que vivimos los cristianos el adviento. Con esperanza. Con la esperanza de que la distancia y el tiempo no borran ni difuminan el amor hacia mi gente de España. Con la esperanza de que en medio de aquí donde Dios me ha puesto, nacerá Jesús. 

martes, 19 de diciembre de 2017

UN NUEVO RETO: ENSEÑAR NUESTRO IDIOMA


Como vengo contando desde hace varias semanas el trabajo que como misionero de OCASHA-CCS tengo que hacer atiende aspectos muy diferentes. Hoy quiero hablar de las clases de castellano que damos en Boca de Cachón y Tierra Nueva. 

Ya he contado como el equipo del Servicio Jesuita con Migrantes de Jimaní, trabaja en distintas comunidades de la zona. En cada una de ellas existe un grupo de migrantes que son nuestro objetivo. Cuando empezamos a trabajar con ellos nos dimos cuenta de una realidad: la mayoría no habla bien el idioma. Y, por supuesto, casi ninguno lo lee o lo escribe. Algunos de ellos llevan muchos años en el país, pero su  nivel de integración es directamente proporcional a su manejo del idioma. Ante esta realidad nos planteamos el reto, porque lo creímos necesario, de ofertarles la oportunidad de aprender a hablar, leer y escribir en castellano (ellos los llaman dominicano o español).

No todos los grupos respondieron positivamente ante la oferta, de hecho sólo dos comunidades nos pidieron que una vez a la semana pasáramos dos horas de la tarde con ellos aprendiendo.
Todos los miércoles de las tres de la tarde a las cinco nos desplazamos, quince minutos en moto, a la comunidad de Boca de Cachón para compartir, con quienes desean aprender castellano, ese tiempo. Las clases se imparten en la capilla de la Iglesia Católica de la localidad. Empezamos en agosto y hasta el momento tenemos unos quince participantes, en su mayoría mujeres.

De la misma manera, los jueves de las cuatro de la tarde a las seis conducimos nuestra moto, durante otros veinte minutos en otro sentido, a la comunidad de Tierra Nueva. Allí también nos esperan otros quince o veinte migrantes (aquí la distribución de hombres y mujeres es más equitativa) en la Iglesia Evangélica y nos adentramos en el aprendizaje del castellano.

La metodología es básica y los medios también. Mediante tarjetas van conociendo las letras, las sílabas y las palabras, para más tarde empezar con las frases. Todo gira en torno a la realidad de sus vidas. Los términos son usuales y las conversaciones son cotidianas. Todo ello aderezado con un poco de buen humor y con mucha participación.

Una característica de los dos grupos es que hay diferentes niveles, pero aprovechamos esta circunstancia para involucrar a los que más saben en el aprendizaje de los que saben menos. De tal manera que unos son el apoyo de los otros y potenciamos así la solidaridad y la posibilidad de que cuando no podamos estar nosotros ellos sigan aprendiendo. También estamos motivando para que conforme van adquiriendo un nivel se matriculen en la enseñanza oficial. Todo va poco a poco, pero sin pausa.

Aún estamos comenzando con estos grupos, pero la respuesta es muy entusiasta y muy participativa.

lunes, 4 de diciembre de 2017

VISITA DE SEGUIMIENTO Y FORTALECIMIENTO A GRUPOS DE MIGRANTES HAITIANOS

Siguiendo con las líneas de trabajo que tiene el Servicio Jesuita con Migrantes de Jimaní, donde OCASHA-CCS tiene a uno de sus misioneros, destaca el trabajo que se hace con los grupos de migrantes de las localidades de Bartolomé, Boca de Cachón, El Limón y Tierra Nueva. Cada quince días la abogada del Servicio, Lic. Rosaidy Isaura Novas Pérez, visita las comunidades para dar seguimiento y fortalecimiento a los grupos. El objetivo es empoderar a las organizaciones acerca de sus derechos para que dialoguen con las autoridades sobre la búsqueda de soluciones a las problemáticas de sus comunidades y el resultado que pretendemos es que las organizaciones de migrantes se fortalezcan institucionalmente para que incidan en la gestión de las necesidades de sus comunidades. Todo este proyecto está financiado hasta marzo del 2018 por MANOS UNIDAS. 



La dinámica de las visitas es la siguiente:

Se da la bienvenida a los participantes y se invita a que uno de ellos realice una breve oración para comenzar la actividad. Dentro de los grupos de migrantes tenemos católicos y protestantes.
A continuación la abogada Lic. Novas abre un pequeño espacio de retroalimentación. Entre todos se recuerda lo tratado en las visitas anteriores o en los talleres que se hayan realizado. Se refuerzan conceptos y se aclaran dudas.
Seguidamente se escuchan las diferentes inquietudes de los migrantes, así como se dan respuesta a sus preocupaciones y problemáticas.
Por último, se toman acuerdos para la siguiente visita. Con esto se levanta la sesión y se da por finalizada la visita.

Las localidades están cercanas, se tarda en llegar en camioneta desde quince minutos a media hora de Jimaní.

Los grupos de migrantes tienen una antigüedad que va de los ochos años hasta los cuatro y el número de participantes varía según la localidad, oscilando entre los sesenta y los veinte miembros.


También, a pesar de ser todos migrantes haitianos, cada comunidad tiene sus propias características y los procesos no siempre son homogéneos.

Es un trabajo lento y laborioso, donde uno de los componentes más importantes, a parte de la dedicación y la profesionalidad, es la paciencia. Lo que crees que has avanzado en un mes, luego en un día tienes que volver a recomenzar. También tenemos que lidiar con la falta de sentido de la puntualidad y con la inconstancia. Independientemente de nuestros objetivos lo que más les interesa a ellos, los migrantes, es su situación documental, y regularizada ésta pierden el interés en el grupo. Aunque siempre regresan cuando de nuevo tienen que legalizar su situación.




VISITA DE SEGUIMIENTO Y FORTALECIMIENTO A GRUPOS DE MIGRANTES HAITIANOS

Siguiendo con las líneas de trabajo que tiene el Servicio Jesuita con Migrantes de Jimaní, donde OCASHA-CCS tiene a uno de sus misioneros, destaca el trabajo que se hace con los grupos de migrantes de las localidades de Bartolomé, Boca de Cachón, El Limón y Tierra Nueva. Cada quince días la abogada del Servicio, Lic. Rosaidy Isaura Novas Pérez, visita las comunidades para dar seguimiento y fortalecimiento a los grupos. El objetivo es empoderar a las organizaciones acerca de sus derechos para que dialoguen con las autoridades sobre la búsqueda de soluciones a las problemáticas de sus comunidades y el resultado que pretendemos es que las organizaciones de migrantes se fortalezcan institucionalmente para que incidan en la gestión de las necesidades de sus comunidades. Todo este proyecto está financiado hasta marzo del 2018 por MANOS UNIDAS. 



La dinámica de las visitas es la siguiente:

Se da la bienvenida a los participantes y se invita a que uno de ellos realice una breve oración para comenzar la actividad. Dentro de los grupos de migrantes tenemos católicos y protestantes.
A continuación la abogada Lic. Novas abre un pequeño espacio de retroalimentación. Entre todos se recuerda lo tratado en las visitas anteriores o en los talleres que se hayan realizado. Se refuerzan conceptos y se aclaran dudas.
Seguidamente se escuchan las diferentes inquietudes de los migrantes, así como se dan respuesta a sus preocupaciones y problemáticas.
Por último, se toman acuerdos para la siguiente visita. Con esto se levanta la sesión y se da por finalizada la visita.

Las localidades están cercanas, se tarda en llegar en camioneta desde quince minutos a media hora de Jimaní.

Los grupos de migrantes tienen una antigüedad que va de los ochos años hasta los cuatro y el número de participantes varía según la localidad, oscilando entre los sesenta y los veinte miembros.


También, a pesar de ser todos migrantes haitianos, cada comunidad tiene sus propias características y los procesos no siempre son homogéneos.

Es un trabajo lento y laborioso, donde uno de los componentes más importantes, a parte de la dedicación y la profesionalidad, es la paciencia. Lo que crees que has avanzado en un mes, luego en un día tienes que volver a recomenzar. También tenemos que lidiar con la falta de sentido de la puntualidad y con la inconstancia. Independientemente de nuestros objetivos lo que más les interesa a ellos, los migrantes, es su situación documental, y regularizada ésta pierden el interés en el grupo. Aunque siempre regresan cuando de nuevo tienen que legalizar su situación.